Castillo de Torres (Cumbres de San Bartolomé). Fotogramas del vídeo de José Anto…


Castillo de Torres (Cumbres de San Bartolomé).
Fotogramas del vídeo de José Antonio Portero

YouTube player

Este sitio arqueológico se sitúa en un cerro de gran altura (424,50 metros) y visibilidad de la margen izquierda de la rivera del Múrtigas, en el entorno de los Llanos de San Benito. Este sitio era un punto estratégico para el control de las comunicaciones con Portugal y del territorio circundante.
Este castillo se construyó en la segunda mitad del siglo XIII, consolidando esta zona de la Banda Gallega en el proceso de la Reconquista cristiana y la defensa del reino de Sevilla en este franja Norte. Tuvo su función militar y castrense hasta mediados del siglo XV, pues en 1453 el castillo ya está abandonado, siendo ocupado por malhechores y bandidos que asediaban a las poblaciones cercanas de Noudar, en Portugal y Encinasola.
La fortificación se adapta a la topografía del cerro donde se ubica, tanto en su tamaño como disposición de elementos y diseño, desarrollándose dentro de la curva de nivel de 420 metros.
Consta del castillo, en la cima, y un recinto externo a cota más baja. El castillo es de planta rectangular-pentagonal con cuatro torres cuadrangulares en las esquinas conectadas por lienzos de muralla de trazado quebrado. El acceso se localiza en el flanco oriental, custodiado por dos torres. Mide 35 x 25 metros, contando con una superficie interna alrededor de 420 metros cuadrados .
Construido con sistema de mampostería ordinaria de pizarra trabada con mortero de cal y enfoscado/enlucido al exterior con una capa de mortero de cal blanco con motivos avitelados y decoración incisa simulando sillares. La anchura media de los muros de los lienzos está en torno a 2,20 metros, con alturas máximas conservadas entre 4 y 5,50 metros respecto al firme externo.
Las torres cuadrangulares son irregulares y de distintos tamaños, contando con las torres Noroeste y Noreste, las de mayores dimensiones, con pies de apoyo en las caras externas. En el interior se presentan estructuras excavadas en la roca: un silo en el centro del castillo, un aljibe adosado al lateral Suroeste y una estructura en la esquina Noroeste, semisubterránea, además de un posible refugio techado.
Al exterior se dispone un recinto defensivo, que circunda el castillo, construido también mediante mampostería de pizarra. Consta de un muro externo de 1,20 metros, una torre circular de 3 metros de diámetro y una plataforma semicircular en el flanco Oeste, junto al foso-cantera.
En la ladera sur, en torno a la curva de nivel de 400 metros, se han detectado varias agrupaciones de estructuras habitacionales y una primera línea de muralla defensiva.
En el cerro también aparecen restos cerámicos de la Edad del Cobre (platos de borde engrosado, cuencos esféricos, cuencos con mamelones en el borde.) que denotan la presencia de un asentamiento de este periodo en el cerro.
Construido probablemente en el siglo XIII, es citado de nuevo, al igual que otros castillos de la zona, en el Ordenamiento que otorga Alfonso XI a Sevilla en 1344. En estado de abandono en 1453, este castillo se convertirá en base de las operaciones de pillaje y saqueo .realizadas en las poblaciones del entorno entre 1476 y 1477 por el alcaide Ferrán Mejía (el Luengo).








Ver la noticia en Facebook

Ir arriba